Patentado un proceso de conversión de CO2 en metanol

2/11/2015

El grupo del Dr. Urakawa, perteneciente al Institut Català d’Investigació Química (ICIQ), ha desarrollado y patentado una metodología de conversión de dióxido de carbono en metanol con una eficacia y una selectividad superiores a cualquiera de las obtenidas hasta ahora, aseguran sus responsables. La patente ha sido concedida por la United States Patent and Trademark Office.

Proceso de Conversion del CO2. Foto: ICIQ

Desarrollado por el equipo de Atsushi Urakawa, el método permite una conversión del hasta el 95% y es el más efectivo descrito hasta el momento, apuntan también desde el ICIQ. Su versatilidad permite obtener otros productos de interés para la industria química.

El metanol es un producto de gran interés, ya que puede ser utilizado como combustible y como materia prima para multitud de productos de interés industrial, como el dimetiléter, y su demanda global no cesa de crecer. El proceso desarrollado tiene, además, la ventaja de que en el mismo reactor donde se realiza la conversión del metanol se pueden llevar a cabo reacciones posteriores que permitan la conversión del metanol obtenido en otros productos de interés industrial.

“El hecho de que la patente haya sido concedida en EEUU nos da una gran confianza en la importancia de nuestra tecnología. Nuestra intención es continuar trabajando en el escalado y comercialización de este proceso, y esperamos que sea con la participación de socios a los que atraiga este reto. A largo plazo, queremos contribuir en gran medida a cambio de paradigma en el campo de la energía con el paso de combustibles fósiles a otros más sostenibles, como puede ser el metano,l con el que además se cerraría el ciclo del carbono” –dice el Dr. Urakawa.

El grupo del Dr. Urakawa trabaja en el ICIQ en el diseño y mejora de procesos catalíticos orientados a la sostenibilidad y las energías renovables. Además de sus trabajos de conversión del dióxido de carbono en metanol y la síntesis de productos de interés industrial a partir de metanol y dióxido de carbono, destacan también sus trabajos de mejora de metodologías para la obtención de hidrógeno, una de las mejores alternativas a los combustibles fósiles que también permitiría reducir los niveles de CO2 en la atmósfera.